La Boda de Montse y Pedro- Las piscinas de Alcampell

La Boda de Montse & Pedro en las Piscinas de Alcampell

Las piscinas de Alcampell fueron el escenario elegido por  Montse y Pedro para su maravillosa Boda.

Hacía tiempo que soñaban con una boda de altura. Una boda en la que el principal protagonista fueran ellos, su amor y las personas más significativas de su vida.  Por eso apostaron por una Boda íntima en un lugar cómodo, bonito y cercano. Se trataba de celebrar su amor, divertirse y gozar de un día inolvidable, el resto era secundario.

Escogieron el jardín de las piscinas de Alcampell.  Es un lugar precioso, con unos sauces inmensos que dan una sombra estupenda y un césped de un verde intenso increíble.

Fue una Boda civi, celebrada en el Ayuntamiento de Acampell y del catering se encargó el Restaurante Tres Caminos del Grado. Exquisito como siempre. Qué te voy a decir,  si yo me casé con ellos hace … años.

 

Si algo tenía claro Montse, es que quería espigas como protagonistas en la decoración y rodajas con los nombres de los invitados, es lo primero que me dijo. Al ser la Boda en Septiembre, justo después de la siega, tendríamos muchas y las rodajas las hacían ellos, así que tema solucionado.

Hicimos un diseño rústico tal y como querían. Jugamos con los colores, el dorado de las espigas, el verde del césped y para darle color y que les resaltara todo  mejor,  les oferté un rojo. Este rojo sería el elemento cromático que daría vida a la decoración.  Les hablé de manzanas. A finales de verano hay muchas y son fáciles de encontrar.

Montse pensó en su padre. Su padre tiene un huerto en el que cultiva pimientos, rojos, grandes, lustrosos… Así que nos decidimos por ellos.  Una Boda rústica decorada con espigas y pimientos rojos. ¡Quién lo iba a decir!

Es la primera boda que tengo,  en la que cada invitada se lleva un ramo de espigas y un pimiento para casa… 🙂

Se lo pasaron genial y lo mejor de todo fue que todos intervinieron, de alguna manera, en la boda formando parte de ella.

Como te digo, una boda de altura, íntima, compartida y en el lugar más inesperado.

Montse me pasó unas fotos para el post. Espero que te gusten.

Un beso,

Marta