Un Vermut, es un buen inicio a tu Boda

Un Vermut para celebrar tu día

No sé el porqué…  y lo cierto es que es así.

Una celebración no es tal si no la empezamos con un pequeño aperitivo.  Estamos casi en primavera y tengo la gran suerte de disfrutar de un jardín en casa. En cuanto empieza el sol a calentar y casi sin querer me encuentro sentada en la terraza, disfrutando de las vistas, de los pajaritos cantando  y de esa suave brisa que ayuda a aguantar los rayos del sol… es cuando apetece tomar algo y respirar.

Una de las cosas más importantes de mi vida es poder hacer estas paradas, de relax, cortas pero muy efectivas que me ayudan a seguir adelante con mis proyectos. 

Es curioso, que aunque las paradas son frecuentes, únicamente en los días de fiesta mi marido me pregunta:

¿Te apetece un  vermut?

Claro que la respuesta es obvia y en cuestión de segundos montamos una mesa con olivas, patatas, berberechos, almejas… lo que nos apetezca en ese momento (o lo que haya en la despensa:))

Lo que no falta nunca es mi Vermut rojo, frío pero sin hielo, como a mi me gusta.

Es la mejor manera de empezar la comida de un día festivo, además de muy nuestro. Por eso es una gran idea para tu boda.

El Vermut se disfruta previo a banquete, no tiene que saciar pero sí abrir boca. Ideal para romper el hielo y hablar con el resto de invitados, presentarlos entre ellos, agradecer que estén ahí de una forma más personal… es el momento idóneo para que los críos descarguen toda su energía corriendo y jugando – sobretodo si es al aire libre-. 

Acostumbra a acompañarlo con algo para comer. Lo más común es hacerlo con aceitunas rellenas, patatas chips y conservas tipo berberechos, navajas…, aunque puedes optar por algo más elaborado como patatas bravas o pulpo a la gallega o gambas con gabardina o huevos rellenos o…

Yo soy  muy partidaria de degustar piezas propias de la zona en la que celebras tu boda, según si es mar o montaña podrías añadir berberechos, mejillones, navajas, pulpo… siempre frescos y cocinados de distintas formas, con o sin salsa … o longaniza, olivas rellenas,  jamón, quesos….y no te olvides de las patatas fritas . También es una opción muy acertada hacer una mezcla y simplemente escoger aquello que más te gusta.

El puesto de honor es el Vermut, rojo o blanco, muy frío. Ten en cuenta que habrá invitados que prefieran otro tipo de bebidas como cerveza o vino y refrescos para los niños. Si piensas hacerlo en casa, te cuento cómo se prepara un vermut delicioso. Es muy fácil:

  • Vermut bien frío, bien con hielo o bien  enfriarlo en la nevera 
  • Puedes añadir 
                        Cáscara o piel de naranja en el vermú rojo
                        Aceitunas rellenas o limón en el vermú blanco,  que le aportarán un sabor distinto.
  • Es posible rebajar el vermut  con sifón o soda.

 

Sólo me queda comentarte dos cosas. Debes tener muy presente la decoración del espacio que dediques al vermut. Tiene que encandilar a todos tus invitados y como siempre te digo, su diseño debe ser al estilo de tu boda. Y por último, decirte que es una opción muy competitiva para cualquier Boda, porque puedes disfrutar de un fabuloso vermut con el presupuesto que quieras dedicar.

 

Ya me dirás qué tal te ha salido.

Un beso,

Marta.

 

Ahhh!! todas las fotos que te muestro son bajadas de internet :)

 

3519b5_ebaeee7537de453d81102ea32ee9dd4f.jpg_srz_2240_1488_85_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srz

20140628_192510

aperitiu3a

CmH4XkhWIAAJ1Ez

CmH4XkuWIAAm_gP

sao-catering-madremanya-restaurant-placa-bodas-07_1_77152