PROTOCOLO: La lista de Bodas

Lista de Bodas …. sí

Lista de Bodas… no…

 

Las listas de Boda podrían ser un gran dilema, si no fuera por que no estamos sujetas a nada más que a nosotras mismas por la misma arbitrariedad de sus orígenes.

Para que veas que todo o casi todo es relativo, te voy a contar por encima cómo se pusieron de moda  estas  listas, tal y como las entendemos hoy en día.

Bárbara Hutton era  norteamericana y considerada la mujer más rica del mundo en los años 30. Nieta de Frank Woolworth, dueño de los almacenes Winfield & Woolworth, una cadena de tiendas basada en la venta de productos a precios muy bajos, algo así como los Todo a 100 actuales y cuya fortuna alcanzaba los 150 millones de dólares de la época. No está nada mal, eh?

La chica en cuestión se casó, nada más y nada menos que 7 veces, una de ellas con Gary Grant.

barbara-hutton
Claro que con tanta Boda y tanto invitado, los regalos recibidos se repetían. Cuenta la historia que en una ocasión recibió 7 cafeteras.

Estas cafeteras fueron el origen de la idea: Seleccionaría aquellos objetos que necesitaba y pondría una Lista en los grandes almacenes de su abuelo, para que los invitados supieran qué regalar y ella no tuviera  que agradecer 7 regalos iguales que posiblemente no utilizaría nunca, o al menos …  nunca todos.

Fíjate, de que manera más simple se creó la Lista de Bodas.

Por eso te digo que debido a la misma arbitrariedad de su origen, no hay sujeción que te obligue a seguir los mismos pasos que Bárbara, pero si es cierto, que se ha universalizado el tema listas de Boda. Bien sea por comodidad bien sea porque pareció buena idea, se adoptó entre las familias más acomodadas y se ha acabado aceptado socialmente a todos los niveles, hasta tal punto, que está incluida en el Protocolo.

Pero no te abrumes, como siempre te digo, la importante eres tu y tú decides lo que quieres o no hacer… exactamente igual que Bárbara Hutton o cualquier otra novia que esté en tu situación.

Valorar si quieres Lista de Bodas, ingresos en tu nº de cuenta, regalos personales-sorpresa… o sencillamente invitar a tus familiares y amigos por el mero hecho de estar juntos sin necesidad de regalo alguno, depende únicamente de ti y de nadie más. Tuya es la decisión puesto que tuya es la Boda. Pero a pesar de todo , te hago entrega de la siguiente ficha de Protocolo que hace referencia al tema:

lista de bodas

Que pases un buen día.

Un beso.

Marta Ardanuy