PROTOCOLO: Bodas Civiles

Bodas Civiles, un rito más

 

¿Cuántas formas hay de demostrar tu amor? Muchas, muchas, muchas… Porque te quiero y lo demuestro. El rito es meramente una opción personal, consensuada y de libre elección. Así que vamos a ceñirnos al rito civil.

 

Una Boda Civil es formalizar ante las autoridades civiles, no religiosas, que quieres estar con tu pareja hasta el final. Y ese final lo decides  tú o la vida misma. Así que estar con la persona que amas toda tu vida y comunicarlo a las autoridades para que quede constancia es lo que llamamos Boda civil.

Y cada vez se cuida más.

Ha  pasado de ser un trámite meramente burocrático, en la que vas al juzgado, se lee el articulo correspondiente y  firmas conforme estás de acuerdo, eso viene a durar unos quince minutos todo lo más,  a ser una celebración en la que todo, absolutamente todo está sujeto a cuidados.  Ya sea el entorno, la decoración, la música, los detalles…. todo tiene que ser perfecto.

 

El sueño de la novia es el que está en juego. Saber plasmar y agasajar a tus invitados con él… tiene su miga. Y si no, pregúntaselo a alguna amiga que lo haya hecho antes.  Una Boda Civil está libre de ataduras, no tiene ninguna regla a seguir.

Puedes casarte en globo aerostático, o en una playa desierta, realizando el Paris-Dakar o en pleno Everest.  La imaginación es la única que puede frenar tu sueño. Y fíjate que no te nombro del bolsillo, porque una vez tienes tu idea, tienes que ser lo suficiente creativa como para  llevarlo a la práctica sin que tu economía se vea tocada y hundida.

 

 

Si que es cierto que te casas una sola vez en la vida, o al menos, una sola vez como la primera vez que te casas, pero eso no es motivo para que arrastres una deuda o crédito durante meses por querer hacer algo al que no alcanzas. Creatividad, mucha creatividad y ábrete de miras.

 

 

Aquí te dejo la siguiente ficha. Esta vez sobre las Bodas civiles y lo que dice el protocolo al respecto. Espero que te guste.

foot

 

Un beso muy fuerte

Marta Ardanuy