¿Crees realmente que un Photocall marca la diferencia entre un tipo de fiesta y otro? Yo sí.

¿Es capaz un Photocall, en transformar una fiesta y convertirla en extremadamente divertida? ¿Realmente te conviertes en alguien distinto cuándo te caracterizas con simples complementos de juguete?

¿Te coge “flato” de tanto reír mientras interpretas a alguien que no eres?

Por supuesto que sí.

Actualmente  personalizamos los eventos al 100% y sin duda la forma más fácil de “crear” un ambiente determinado es montando un photocall

Un photocall no es más que un fondo para poder realizar fotografías que inmortalicen el evento que has organizado. Ese fondo “debe” representar el tema elegido para la fiesta. 

Imagínate que el tema escogido es el Oeste, pues los elementos que vayas a utilizar te deben transportar al Viejo Oeste Americano, como si se tratara de un Western en el que de repente te encuentres allí.

En cambio, si la fiesta va del grupo ABBA, los elementos del Photocall deben ser de finales de los 60-70, plena época hippie.

¿No me digas que no tienes una peluca o unas gafas de algún carnaval anterior? ¿Y tus amigos? Seguro que alguien tiene y estará dispuesto a dejártelas.

El tema que decidas es la excusa perfecta sobre la que girará toda la escenografía. La personalización del evento será al 100% si eres tú quién lleva la batuta. Siempre te será más fácil tener un tema de base, que te guíe sobre el material a utilizar, las combinaciones que puedes hacer, los detalles que puedes regalar… como este photocall rural.

Es fundamental e indispensable que encuentres un rincón estratégico lo suficientemente cercano al centro de la fiesta para que incluso los más tímidos puedan disfrutar y reír de la función y a la vez lo suficientemente lejano como para evitar largas caminatas que lo único que consiguen es “enfriar” la juerga por el camino. Así que:

¡¡¡¡que la fiesta no decaiga!!!!

Cualquier lugar, por sencillo que sea, te resultará adecuado para el montaje del photocall. Ten en cuenta que la escenografía la montarás tú. Convertirás una pared “simple” en una discoteca de los ochenta o en un fondo en el que las almas de la noche de Halloween puedan ser fácilmente fotografiadas. 

¿Terrorífico? depende de tí:) 

Asegúrate que dónde coloques el photocall tienes luz suficiente para que las fotos queden bien y si no es así apóyalo con luz extra. Sería una pena que después de todo el trabajo las fotos no quedaran bien:(


Posiblemente sea lo más sencillo y divertido que puedas hacer: diseñar un photocall.

Utiliza cosas que se encuentren en el lugar dónde vas a organizar el evento, evitarás problemas de transporte y le darás al photocall tu marca especial.

Sólo tienes que ser creativa, busca aquello que te pueda servir y no te preocupes, unos pompones de colores vistosos con una sábana blanca de fondo, fueron el telón perfecto para una Comunión súper-mega-divertida como ésta.

¿A que no pensabas que fuera tan determinante poner un Photocall en tu fiesta? Si te apasiona el mundo de la farándula y quieres que tu fiesta sea recordada como lo más, prepara un Photocall y disfruta de la noche…

Verás como todos los invitados se lo pasarán genial.

firma blog