Botonier o flor de ojal. Cuelga la elegancia en la solapa.

¿Has visto qué maravillas hacen algunos floristas?  Sin duda el novio se lo merece y la novia también. 


Nunca ha estado en desuso pero afortunadamente se ha recuperado un gran detalle para el novio: el Botonier o flor de ojal.

internet

Por tradición los detalles que se han utilizado para el novio han sido siempre muy masculinos: un pañuelo blanco o el emblema del colegio profesional al que pertenecía eran quizás los más habituales, a lo sumo, una rosa en la solapa, pero ya está.

Pues si queréis que os diga la verdad, me parece encantador que el novio tenga un ramo de novia versión “mini” en su solapa o sea, un botonier, pero eso si, a juego con el de la novia. Da la impresión de ser una continuación de ambos en lugar de dos. ¿Hay algo más bonito? Me parece precioso y para nada menos elegante, todo al contrario. 

Así que para gustos…  nuestro Botonier o flor de ojal puede ser de infinitas formas, colores, materiales… 

 Cualquier elemento, floral o no, es bueno para realizar un botonier: flores, crasas, alambres, conchas, plumas…

Pinterest
Pinterest
Pinterest

Estaréis conmigo que el novio estará guapísimo y con un toque de distinción especial. Como Wedding Planner no dejo de sorprenderme del revuelo que origina un Botonier estupendo en la solapa. Las miradas se desvían de manera constante hacia ella.

Pinterest

Las parejas más atrevidas apuestan por colores fuertes que rompan con el clásico. 

Sencillamente bonito porque sí.

Pinterest

Pero recordad, siempre a juego con la novia


Interesante, ¿no?

Comparte el post con tus amigas y suscríbete. 

Un beso grande.